Blog de Viasur Andalucía

Historias y noticias de El Valle

Durante el mes de septiembre se celebra en Granada la festividad de la patrona de la ciudad desde el 31 de octubre de 1948, año en el que el Papa Pío XII confirmaba como principal Patrona y Protectora de la Archidiócesis de Granada a la Bienaventurada Virgen María, bajo el título de los Siete Dolores, más conocida como la Virgen de las Angustias.

Virgen de las Angustias
Virgen de las Angustias

La devoción de Granada a esta virgen se remonta la época de la Reconquista, como legado espiritual de la Reina Isabel la Católica, pero no fue hasta el 20 de septiembre de 1913 cuando la Virgen fue coronada canónicamente. Desde entonces, todos los meses de septiembre, Granada se echa a la calle para adorar y acompañar a su Patrona.

Durante todo el mes se organizan actos y cultos diversos, la novena, el Rosario, conciertos, funciones solemnes y por supuesto la tan ansiada ofrenda floral. La fiesta culmina el último fin de semana de septiembre, con la multitudinaria procesión, en la que todos los granadinos ponen de manifiesto su devoción a la virgen. Durante este fin de semana se puede degustar un dulce típico, que sólo se vende en esta fecha, es la torta de la virgen: una especie de pan dulce de relleno de cabello de ángel, que puede comprarse en cualquier panadería de la ciudad, o en los muchos puestos que durante el fin de semana hay en la plaza de la Fuente de las Batallas. Esta torta es de gran tamaño (pesa entre 1,5 y 2 kilos) y es un buen pretexto para unir a la familia durante un día especial para los granadinos.

La Torta de la Virgen, solamente elaborada durante el último sábado de Septiembre
La Torta de la Virgen, solamente elaborada durante el último sábado de Septiembre

Una broma muy extendida entre los jóvenes de la capital con la famosa torta de la Virgen es decirle a alguien: “esto es como la torta de la virgen, aquí está la torta…” (y darle una bofetada) “… y aquí la Virgen” (señalando a la persona que ha recibido la bofetada), lo que va seguido de unas cuantas risas.

Ya depende de la malicia de cada uno la intensidad con la que se dé

“la torta”.

Sin Comentarios :(